Inicio

image_pdfimage_print

BACHILLERES DEL COLEGIO CENTRO AMERICA

Promoción 1955-1960 “Gilberto Robelo Pereira”

   
Gilberto Robelo Pereira Colegio Centroamérica Granada       Patio de los ídolos
1943-1959                                                  1960                                                      1960

Gilberto Robelo Pereira“En esta misma esquina del tiempo, estaba, estuvo” Un 2 de agosto de 1959….”yo vi su chorro de sangre, erguido cesar, caer de pronto”. Muerte trágica vestida de rojo. Estuvo con nosotros cinco años, la secundaria toda hasta aquel día. Ahora muy cerca de Dios, está más cerca de nosotros.Recuerdos 1959-1960 (Revista 1959-1960)

Si desea ver el “website anterior”  con toda la información pulse el enlace:
http://cca-promocion1955-1960.net/index1.html

1960

 2011
 Canto a la Promoción del 60 CCA Granada
Danilo Callejas B. 20 de febrero de 2011
Oigan ustedes señores,
compañeros de promoción,
cual recios titanes que son,
hoy les rindo mis honores.En esta vida han triunfado,
y han tenido buen suceso,
nadie puede negar eso:
¡La vida les ha premiado!

Bachilleres del sesenta:
fue un veinte de febrero,
blindados con sus aceros,
y la fe que se acrecienta.

Salieron con pecho erguido,
muy dispuestos a enfrentar,
a la vida, y a luchar,
entusiastas y aguerridos.

Con valor descomunal,
en mil batallas ganar,
y a dragones machacar,
en esa estela triunfal.

Al sonar de los clarines,
y al retumbar de tambores,
han cosechado honores,
de la tierra, en sus confines.En profesiones diversas:
Ingenieros competentes,
y abogados diligentes,
nunca están a la reversa.

Como eminente doctor,
en cualquier rincón de América,
o en la Península Ibérica,
En México o El Salvador.

Y, entre otros doctores,
también está a nuestra vista,
un Cirujano Dentista,
y otros buenos escritores,

que tocan muchas facetas.
Y formaron sus hogares,
en muy diferentes lares,
enamorados cual poetas.

Pero, en ellas lo mejor,
además de su belleza,
es su gracia, es su nobleza,
y de Dios su gran fervor.

Escogieron como esposas,
a damas de gran talante,
son señoras fulgurantes,
de presencia luminosa.Hoy que han pasado los años,
son abuelos amorosos,
de unos nietos primorosos,
que cuidan no sufran daño.

Pero, a tono con sus años,
son señores reflexivos,
que mantienen siempre vivo,
aquel cariño de antaño.

Una amistad muy sincera,
hoy y siempre han demostrado,
por aquí y en todos lados,
que es vivaz y duradera.

Al colegio, un gran amor,
En Nicaragua, confianza,
a Jesús, sus alabanzas,
también a Dios, El Creador.

Ya por doquier se comenta,
que es digna de admiración,
del ex – alumno ilusión,
LA PROMOCIÓN DEL SESENTA

50 años después

Oscar Terán q.e.p.d. describió en la Biografía de un hormiguero lo que le pasó cuando dejamos el CCA hace 50 años y habla sobre nuevos mundos y experiencias. Esto se aplica incluso para aquellos que han tenido la suerte de quedarse y hacer una vida en la tierra de origen. Algunos estamos fuera de nuestro país de origen y no todos terminamos en “ardillolandia”, hay unos en “burrolandia” y otros en “vacalandia como el que tiene el honor de escribir esta presentación” pero todos deseamos, que los que quedarán cuando nos vamos, sepan de donde venimos. Gracias Oscar por tu mensaje, Un cordial saludo para todos, Peñita (Amado Salvador Peña)
worldmap
“Lo disfruté, no solo por la historia en sí, muy nuestra en el sentido que de una u otra forma nos representa nuestra diáspora, sino por la forma sencilla y ágil que nos dice Oscar muchas cosas profundas, mientras leía, me transportaba al colegio con Oscar de compañero, y en la lectura oía la voz de Terán, tal vez no contando cuentos, quizás solo fumando o pidiendo una chiva, pero si hablando, en resumen, te felicito Oscar y a Peñota, por permitirme este momento de gozo.
Un abrazo para todos”, Simeón Rizo
Tu tocayo Oscar Wilde, decía: “No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que contar y contarlo”. Y los entendidos en la materia le agregaron: “… y hay que saber cómo hacerlo, hay que saber contarlo”. Es habitual que cuando nos iniciamos en la escritura tendamos a contar episodios de nuestra vida de forma casi literal. Algunos dicen que éso no es literatura, contar sin más lo sucedido en su vida. Que la escritura es un falseamiento de la verdad ocurrida. Cuando el escritor usa su imaginación y se vuelve creativo, entonces convierte su verdad en literatura. Y ésto es lo que has hecho con “Biografía de un Hormiguero”. Te felicito. Te animo a que sigás escribiendo”.
Un abrazo, Tomás Delaney